jueves, 15 de marzo de 2012

Una silla de ruedas para Carit Armas

En una vereda del barrio Moscú, en Guatire, en una sencilla y bien aseada casita azul, vive Carit Rosely. Desde que nació ha presentado problemas psicomotores, que con los años la llevó al diagnóstico de padecer disfunción motora subtipo cuadriplejia espástica.

Su madre, Rosalía Pantoja, ha cuidado a Carit con sublime amor, y desde su primer año de vida han ido juntas al Hospital Ortopédico Infantil en busca de una mejoría en el desarrollo de la niña.

Hoy, por su condición, Carit no puede hablar, sólo emite sonidos; no posee masa muscular, pues se alimenta con compota, teteros y cereales infantiles; y sus extremidades no le permiten adoptar una posición erguida, pero nada de eso impide que sus ojos se iluminen y en su boca se dibuje una amplia sonrisa cuando ve llegar al personal de Fundailusión que viene a visitarla.

Carit permanece en cama, coquetamente ataviada para la ocasión, bajo el cuidado de su madre y su hermana Roxi, quien temporalmente hace una pausa en la vida que lleva en Valencia junto a sus hijos, para venir a Guatire a brindarle amor y cuidados a su hermana.

Para movilizarse la pequeña Carit, quien ya no es una niña, pero que por su aspecto no parece sobrepasar los 8 años, cuenta con una silla de ruedas algo deteriorada y no muy adecuada para su condición, por lo que Fundailusión ha llevado hasta su hogar una silla de ruedas reclinable, tipo camilla, especial para niños con paraplejia, además de alimentos especiales, insumos de aseo personal y vestido.

lunes, 12 de marzo de 2012

“Yo elegí ayudar a los demás siendo payaso de hospital”

Nino Barria en una de sus visitas a Hospitales

En esta entrada queremos dar a conocer a uno de nuestros nuevos aliados, la Fundación Doctoras y Doctores de la piñata, y a su creador y director, un gran amigo de la casa, Nino Barria.

Nino es un publicista de profesión que luego de tener vínculos con los hospitales por su trabajo decidió convertirse en Payaso de Hospital. Creó la Fundación Doctoras y Doctores de la piñata en 2006, con el apoyo de varias empresas, con el lema: “Con risa y con amor logramos grandes cosas”. Precisamente, son estos los elementos más importantes de esta fundación. La filosofía de su creador es la siguiente: “tú no puedes hacer reír si no tienes amor para dar. No puedes regalar amor sin sonrisa”.

Una laptop para Raini La Cruz

Raini La Cruz (17) es un estudiante de 4to año de bachillerato y deportista. Este chico jugaba básquet y béisbol todos los días hasta que en noviembre de 2010 la vida le cambió cuando le fue descubierto osteosarcoma en su fémur y debió empezar los tratamientos de quimioterapia, dejando la escuela y los deportes en pausa.

Este joven nos escribió en su Planilla de Ilusiones que quería una computadora portátil ya que "me la paso todo el día en la cama, (y la necesito) para poder distraerme". Ha recibido todo el tratamiento en el Hospital J.M. de Los Ríos, donde conoció nuestra labor. El día que nos trasladamos al hospital a cumplirle su ilusión, 28 de febrero de 2012, Raini esperaba hospitalizado la realización de una nueva cirugía como parte de su tratamiento.

Este día hicimos a Raini muy feliz. Nos habló de grandes planes con esta nueva herramienta: Quiere volver a los estudios porque quiere ser ingeniero civil: "quiero trabajar y tener lo mío", nos dijo. Además, quiere ser autor de un libro donde relate lo que ha vivido; y espera que la computadora lo ayude a escribirlo y publicarlo. "Y la comprometo para esto", nos dijo incluyéndonos en este sueño.

Raini es un chico muy bondadoso. Quiere ayudar a los nuevos casos del área de oncología pediátrica. "No es fácil, quisiera ser millonario y llegar al hospital y ayudar a todos los niños".

martes, 6 de marzo de 2012

Yo quiero tener un gimnasio de Terapias. Ilusión de Oxana Naspe

Oxana Naspe (10) recibe terapias permanentemente en el Hospital Ortopédico Infantil y en otras instituciones privadas por presentar Encefalopatía Crónica Estática. Cuando conocimos a Oxana y a sus padres ellos nos indicaron que la ilusión de la niña era tener una herramienta terapéutica, en forma de juguete, que le ayudara a mantener su rutina diaria en casa.

Nos asesoramos y descubrimos que este gimnasio, hecho de nylon suave, no tóxico y antialérgico, con 16 figuras constructivas, sería lo mejor para ayudar a desarrollar los sentidos, la coordinación de movimientos y el equilibrio de la niña. Parece un juguete de piezas de construcción, pero la verdad es que es una herramienta terapéutica comprobada. La premisa de este gimnasio es que "mediante la repetición de ejercicios simples o combinaciones de acciones, sin un fin aparente, se obtienen grandes resultados", de acuerdo a su fabricante.