viernes, 27 de enero de 2012

Participamos en el Camping por la Vida

El año pasado recibimos la invitación de la Fundación Peluffo Giffens para representar a Venezuela con nuestros niños en un Campamento que realizan con pacientes oncológicos. El Camping de la Vida es una experiencia única en América Latina, en la que se reúnen decenas de adolescentes con patologías similares a disfrutar de una semana de esparcimiento. Ésta se ha realizado anualmente desde 1997 en el campamento Juventus en La Florida, Uruguay y es patrocinada por esta fundación uruguaya y apoyada por varias empresas internacionales.

Aceptamos la invitación y el domingo 10 de diciembre de 2011 salimos de Venezuela con 8 adolescentes, personal médico y de apoyo y representantes de Fundailusión rumbo a Montevideo. Los chicos que nos acompañaron son: Salvelis Amarista (13 años); Yennifer Hernández (16), ambas del estado Monagas; Manuel Rodríguez (12 años) del estado Sucre, y Erika Graterol (13 años); Miguel Jiménez (16 años); Maryangel Arteaga (16 años); Steven Duarte (14 años) y David Padrón (13 años) de la Gran Caracas. Todos pacientes del área oncológica del Hospital J. M. de los Ríos.

En el Campamento vivimos 7 días de experiencias fraternales entre los 90 adolescentes provenientes de Brasil, Chile, Argentina, Venezuela y Uruguay. Nuestros chicos se compenetraron mucho con el resto del grupo y se destacaron por ser los más animados a la hora de los bailes y fiestas.


Nuestros anfitriones fueron excelentes organizadores: el campamento incluía terapeutas, psicopedagogos y payasos profesionales que trabajan en hospitales, quienes organizaron varios días de dinámicas grupales. En una actividad se les pidió a los chicos que se organizaran en parejas, y que caminaran juntos mientras uno llevaba vendas en los ojos. La idea de este ejercicio era que el chico sin venda guiara al otro.

En otra dinámina se les pidió a los chicos escribir en un papel sus sentimientos más profundos en forma anónima y depositarlos en una caja. Luego, una de las chicas leía los papeles en voz alta. En esta actividad hubo tanta emoción que uno de los chicos, olvidándose del anonimato, dio a conocer públicamente sus sentimientos de romance juvenil por otra de las compañeras, obsequiándole flores.

Otra actvidad consitía en que los jóvenes hicieran una línea de tiempo de sus vidas. Hubo frases muy impactantes como: "A los 11 años me enfermé de cáncer", o "A los 12 fue el momento más feliz de mi vida. Terminé las quimio el 28 de febrero de 2008".

Además, tuvimos paseos a Punta del Este, y varios sitios turísticos de Uruguay. Los chicos disfrutaron trepar los dedos del famoso "gigante enterrado", escultura de Mario Irarrázabal.

Para finalizar el campamento, los organizadores nos prepararon una fiesta con lo que en Venezuela conocemos como "hora loca", momento de baile con disfraces.

Para los venezolanos la experiencia pudo alargarse ya que en los enlaces aéreos que debimos hacer en Buenos Aires pudimos disfrutar de la capital argentina. En total estuvimos dos días en esta ciudad: un día de enlace por cada viaje hacia y desde Montevideo. Allí nuestros niños pasearon en autobús por sitios turísticos: como la emblemática Plaza de las Madres de Mayo, la Casa Rosada, el estadio Boca Juniors, etc.

Además, tuvimos tiempo de hacer unas pequeñas compras en uno de los Centros Comerciales más populares de Buenos Aires. Y disfrutamos de la buena gastronomía argentina.

Al llegar al aeropuerto de Maiquetía en Caracas el 20 de diciembre, los chicos estaban felices de ver a sus familiares nuevamente pero extasiados por una experiencia única, tanto para ellos como para nosotros.

En Fundailusión agradecemos a la Fundación Peluffo Giffens por la invitación y las atenciones recibidas. Y enviamos un fuerte abrazo a todos los amigos nuevos que hicimos en este particular viaje.

Para ver nuestro álbum de fotos del viaje, haga click aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario