viernes, 25 de marzo de 2011

Sorprendimos a Nina con una computadora

Nina es la sobreviviente de un terrible accidente
Nina Rebolledo (16) se acercó el martes 22 de marzo a nuestras oficinas con su mamá y una amiga de la familia, Maite de Blanco, quienes le habían dicho a la joven que venían al edificio Locatel (en donde nos ubicamos también). La chica pensó que iban a un establecimiento Locatel, sin imaginarse lo que le esperaba.

Nina es de Caracas y es la única sobreviviente de un accidente de tránsito donde murieron su papá y su hermano, en julio de 2010. La chica tuvo que superar un coma inducido y fractura de varios huesos luego del accidente. Desde entonces ha estado internada en varios hospitales con terapias de rehabilitación, siendo sometida a 4 operaciones en sus piernas.


Actualmente está hospitalizada en el Hospital San Juan de Dios en Caracas, donde sus médicos esperan que el último injerto que le practicaron en las piernas sirva para salvarlas y pueda volver a su rutina e ir al colegio. Allí, una profesora voluntaria le da clases a los chicos hospitalizados para continuar su educación y Nina es su ayudante favorita.  La profesora le enseñó a Nina a usar su computadora para darle clases a los más chicos.

La amiga de la familia, Maite de Blanco fue quien nos contactó a través de nuestra Planilla de Ilusiones, en la que nos escribió "Nina quiere estudiar, quiere volver a su liceo y su gran ilusión es tener su propia laptop, porque sabe que le espera un largo tiempo de recuperación en su casa (cuando salga del hospital) que por el difícil acceso podría ayudarla a seguir con sus estudios y estar en contacto con sus compañeros".

Luego de estudiar su caso, decidimos cumplir la ilusión de Nina e hicimos el contacto con la Señora Maite. Nina no tenía idea de por qué estaba en nuestras instalaciones. Incluso, cuando le mostramos la computadora, no sabía que era para ella, no se lo creía. Cuando lo asimiló, no pudo sino agradecernos con lágrimas de felicidad.

Una voluntaria, quien también había sufrido un accidente recientemente, nos ayudó a entregar la ilusión y ambas compartieron sus experiencias. Fue una entrega de ilusión muy bella, que recordaremos siempre por la valentía de Nina y por el destacable apoyo de la Señora Maite. Esperamos que la última operación de Nina tenga los resultados esperados y que su familia pueda encontrar el consuelo necesario para recuperarse del duro golpe que fue el accidente.

Nina y su mamá

No hay comentarios:

Publicar un comentario