martes, 10 de agosto de 2010

Yo quiero tener una viola. Ilusión de Gabriel Bolívar

Gabriel interpretando el "Himno de la Alegría"
Fundailusión conoció a Gabriel Bolívar (16) mientras estaba recluido en el Hospital Oncológico. A pesar del dolor que le producía un tumor en la rodilla izquierda, empleaba su tiempo de hospitalización para ofrecer música a los niños enfermos en las sala de espera.

Gabriel toca la viola desde los 7 años, edad a la que empezó a formarse como músico en el Centro Académico Infantil de Montalbán y luego en la Orquesta Sinfónica Infantil de esta urbanización capitalina. Cuando contaba con 12 años, se le diagnosticó un tumor benigno, pero que requirió que el joven se mantuviera en observación mientras sus médicos esperaban que el tumor creciera lo suficiente para operarlo.

Durante este tiempo, su formación musical fue abandonada, pero en 2006, Gabriel decidió volver a la Orquesta y lo hizo con una viola inadecuada para su nivel. Es por esto que su máxima ilusión era ser dueño de una viola profesional, instrumento que por su costo es inalcanzable para muchos venezolanos.

Este caso llamó la atención de El Nacional, diario que publicó un reportaje sobre la ilusión de Gabriel. El Cónsul canadiense, Chris Brown, se interesó en el caso y contactó a nuestra fundación para hacer realidad su sueño. El 14 de Diciembre de 2006 Gabriel obtuvo un regalo navideño adelantado: una viola alemana Hofner, traída especialmente para el joven intérprete desde Ottawa, Canadá.

Durante la entrega de la viola, en nuestras oficinas, Gabriel interpretó el Himno de la Alegría y Canción de amor como agradecimiento para los asistentes. Fundailusión se siente orgulloso de contribuir no sólo con un sueño, sino con la formación de un joven talentoso que con su música alegra los corazones de los niños con enfermedades terminales recluidos en los hospitales caraqueños.





No hay comentarios:

Publicar un comentario